Aunque no lo creas, existen diferentes tipos de techo para la cocina. Sorprendente, ¿verdad? Y es que el diseño de cocinas abarca absolutamente cada detalle de la estancia para hacer de ella un lugar mágico y especial.

No importa cómo sea tu cocina o qué diseño quieras darle: siempre habrá un techo que completará todo el cuadro. En Dinova Cocinas lo sabemos, y queremos que tú también lo sepas para que lo tengas en cuenta a la hora de diseñar tu nueva cocina.

Pero, ¿cuáles son los diferentes tipos de techo para la cocina? ¿Qué consigo con cada uno? ¿Qué les diferencia entre sí? ¡Para eso hemos preparado este nuevo post! Sigue leyendo y descubre todo lo que debes saber sobre los diferentes tipos de techo para la cocina.

Techos de madera

Como sabes, la madera es un elemento clave y estrella en el diseño de cocinas. Aunque precise de un mantenimiento especial a veces, sus tonos cálidos evocan un ambiente acogedor que hará de tu cocina ese lugar especial.

Pues bien, ¿por qué no contar con la madera también en el techo? Hayas optado por una cocina rústica o por un diseño más moderno, la madera siempre podrá acompañarte en las nuevas tendencias.

Es un material atemporal, ¡tu cocina siempre estará a la última! Además, al poder usarlo en cualquier lugar de tu hogar, hará que toda la casa siga una misma línea en su diseño. Y los resultados serán maravillosos.

Falso techo enyesado

Gracias a la versatilidad del yeso, apostar por un falso techo de este material en tu cocina hará que puedas conseguir casi cualquier resultado con él. Puedes crear desniveles, empapelarlo, colocarle paneles de plástico de manera desigual, pintarlo…

Además, el yeso es un material aislante y resistente al fuego, por lo que será muy funcional en tu cocina. Y, a partir de ahí, ¡tú decides qué quieres hacer con tu nuevo techo de yeso!

Puedes escoger el típico color blanco o colores más atrevidos. ¡E, incluso, combinarlos! Si eliges esta última opción te aconsejamos que construyas un techo a varios niveles. Así, el contraste de niveles y de colores llamará aún más la atención.

Techos modulares

Aunque este tipo de techo puede parecer soso, ¡no tiene por qué! En el mercado existen muchas posibilidades para diseñar un techo modular perfecto: fibra de vidrio, madera, metal…

Si hablamos de tipos de techos para la cocina, puede que este sea el más sobrio. Pero también es de los más cómodos: te permite, por ejemplo, esconder el cableado eléctrico y es poco arriesgado en cuanto a diseño. ¡Combina con todo!

Si decides elegirlo, no por ello tu cocina será menos moderna: al existir diferentes tipos de materiales puedes combinarlos y darle un toque elegante y con gran personalidad a tu techo modular.

Techos iluminados con LED

Otra opción a la hora de elegir el mejor tipo de techo para tu cocina es apostar por la iluminación: un techo iluminado con luces led es un techo llamativo, elegante y con mucha personalidad.

Claro que todos los techos están iluminados, pero puedes dar un paso más. Sobre todo, si eliges un techo desnivelado: alumbrar estos desniveles con luces led le dará a tu cocina un toque moderno con muy poco trabajo.

Por ejemplo, colocando tiras de luces led que aporten, además, un poco de color. Generalmente, estos techos deberán ser blancos o color crema. Puedes colocar focos led en esquinas, en la parte central, en los desniveles…

Techo decorado

¡Es el más atrevido! Incorporar tu techo a la decoración de la cocina es arriesgado, pero puedes conseguir resultados originales y muy distinguidos. Si decides poner un falso techo enyesado, integrarlo con la decoración te será más fácil.

Pero, ¿cómo conseguimos este tipo de techo para la cocina? ¡Muy fácil! Detecta los elementos de tu decoración más significativos –papel pintado, colores llamativos…- y añádelos también al techo.

¿Cómo elegir los mejores tipos de techo para la cocina?

Ya conoces algunos de los tipos de techo que son tendencia para tu cocina. Pero, ¿qué debemos tener en cuenta para elegir el techo de esta estancia? En realidad, no dista mucho de otro tipo de decisiones que debemos tomar a la hora de decorar la cocina.

Por ejemplo, será importante que el techo escogido sea fácil de mantener, que no se agriete y es primordial que sea resistente a la humedad.

Además, como los techos modulares, será interesante que puedan esconder el cableado eléctrico, que su vida útil sea lo más larga posible y que el material sea resistente, atemporal y con gran durabilidad.

 

¿Ya sabes qué tipo de techo vas a poner en tu nueva cocina? ¡Consíguelo ya en Dinova Cocinas!

Seguro que tú también te has encontrado con muchos problemas de almacenamiento en tu cocina. Parece que te cabe todo y, de repente… ¿de dónde han salido tantos utensilios? Si es así, ¡no te preocupes, no estás solo!

En Dinova Cocinas nos hemos encontrado con este problema más de una vez. Y, cómo no, ¡tenemos la solución! Bueno, para ser exactos tenemos varias soluciones, pero hoy venimos a hablar de una en concreto.

Para ganar espacio de almacenamiento en tu cocina puedes reformarla para ampliarla, cambiar sus muebles, añadir elementos –como islas- para ampliar lugares de almacenaje…

Sin embargo, antes de plantearte todas esas opciones, tal vez estés olvidando la más cómoda: tu pared. ¡Sí, sí! Muchas veces olvidamos que nuestras paredes pueden ser el lugar perfecto de almacenamiento en la cocina.

Más allá de los muebles

Cuando decimos que las paredes pueden ser un lugar perfecto de almacenamiento en tu cocina no nos estamos refiriendo únicamente a los muebles que tienes instalados en ellas. ¡Mira un poco más allá!

Es cierto que añadir más muebles solucionará tu problema de espacio, pero debes tener cuidado para no cargar el diseño con demasiados armarios. Tal vez las repisas descubiertas sean mejor opción si es lo que buscas.

Las repisas descubiertas o los estantes abiertos, si necesitas mucho espacio, son mejor opción que recargar de muebles tu cocina. Con estos elementos, no tendrás que elegir entre diseño y funcionalidad.

En cuanto a capacidad de almacenaje harán el mismo papel que los muebles que ya tienes instalado. Pero, además, en cuanto a diseño… ¡le darán a tu cocina un toque fresco, amplio y luminoso!

Existen repisas descubiertas de multitud de materiales y colores, así que no te será difícil encontrar aquellas perfectas para tu cocina. De hecho, si tus muebles están algo desgastados, cambiarlos por completo por esta opción es una buena idea.

Con estantes abiertos tendrás todo mucho más a mano y tu cocina estará mucho más despejada.

Otros elementos

Pero no creas que la capacidad de almacenamiento de tus paredes se queda ahí. ¡Existen muchos otros elementos con los que aprovecharlas para ganarle un poco de espacio a tu cocina!

Es el caso, por ejemplo, de las barras metálicas: en ellas puedes colgar utensilios de menaje como cubertería, cristalería o, incluso, cuchillería. Estas últimas se adaptan mejor en barras magnéticas que, además, minimizan el riesgo de incidentes.

Otro elemento que te ayudará a ganar espacio de almacenamiento en tu cocina son los especieros de pared. ¡Y puedes usarlo para mucho más que para especias! Por ejemplo, puedes emplearlos para colocar pequeñas plantas que refresquen el ambiente de la estancia.

El revestimiento de las paredes, clave

Antes de elegir cualquiera de los elementos que te hemos presentado deberás tener en cuenta el revestimiento de las paredes de tu cocina. Dependiendo del material podrás o no instalar, por ejemplo, utensilios que precisen agujeros.

El problema principal lo encontrarás, seguramente, en la zona de trabajo. El material utilizado en estas partes de la pared, al estar cerca del fuego y del agua, suele ser muy resistente y no siempre admite perforaciones.

La pared como lugar de almacenamiento en la cocina

Ya lo sabes: tu pared no solo está hecha para soportar el mobiliario. ¡Existen muchísimos otros elementos que, además de ampliar el espacio de almacenaje, ayudarán al diseño y a la decoración de tu cocina!

Y no solo existen los que os hemos enumerado antes: las posibilidades son infinitas, y muchos de ellos se mezclan entre sí. Es el caso, por ejemplo, de especieros con portarrollos o de barras metálicas con imán.

Así que, antes de tomar una decisión drástica, piensa bien en el espacio que necesitas y en qué quieres almacenar en él: tal vez tu pared te esté dando la solución y tú no la estés escuchando.

 

Eso sí: sea cual sea tu decisión, ¡te estaremos esperando en Dinova Cocinas para llevarla a cabo juntos!

¡Se acercan la noche de los difuntos, la hora de las brujas y el truco o trato! Halloween es en a penas dos días y ya va siendo hora de prepararse. Pero no solo tú: ¡también tu cocina debe estar preparada!

Porque no importa si lo celebras con una reunión de amigos, un maratón de películas de miedo o, simplemente, esperando a que el timbre suene: tu cocina va a ser el epicentro de esta terrorífica fiesta.

Seas o no seguidor de esta celebración, lo cierto es que a todos nos gusta un poco la parafernalia que la envuelve. Los decorados, las recetas divertidas, los planes diferentes que por fin podemos hacer con la excusa de que “es Halloween”…

No te quedes atrás y ve haciéndote al cuerpo: porque, si sigues leyendo, en Dinova Cocinas te vamos a enseñar cómo tener tu cocina preparada para cuando llegue el tan temido como deseado 31 de octubre.

El menú más terrorífico

Empecemos por lo básico. Si has decidido quedar con algunos amigos para divertiros, y aunque Halloween solo sea el pretexto, ¡qué menos que meteros tú y tu cocina en el papel de tenebrosos anfitriones!

Tienes la oportunidad de hacer de esta reunión algo divertido y original, ¡así que no la desaproveches! En Internet puedes encontrar montones de recetas para que tu pequeña fiesta de Halloween triunfe este año.

Pero, no te vamos a engañar: conseguirlo exige mucho trabajo en la cocina. Puede que las recetas que elijas sean fáciles, pero no así lo serán los detalles que harán del plato y delicioso y terrorífico tentempié.

Así que vas a pasar mucho tiempo en tu cocina. ¡Y esta va a tener que estar preparada! Nosotros te aconsejamos que hagas esa limpieza a fondo que tanto llevas posponiendo. Sí, a nadie le apetece, pero va a ser muy importante.

En primer lugar, porque tus amigos vendrán a tu casa y no solo debe estar limpia, sino que, en los tiempos que corren, conviene que esté desinfectada. Y manipularás alimentos a lo largo y ancho de tu cocina, así que, ¡mejor no correr riesgos!

Cuando haces limpieza también consigues una proeza que, el resto del tiempo, creemos imposible: despejar las encimeras y organizar todos los puntos de almacenamiento de la cocina.

Esto, además de dar buena imagen, te facilitará tus tareas de chef: lo tendrás todo ordenado, por lo que encontrarás todo sin necesidad de buscarlo. Tendrás todo lo importante a mano pero no “por medio”, así que nada se interpondrá entre tu receta y tú.

La decoración de Halloween

Tengas o no el comedor en la cocina, esta será un punto clave en toda tu reunión. ¡Así que tendrás que vestirla para la ocasión! Y, aunque la decoración la dejamos a tu elección, sí te vamos a dar algunas ideas.

Por ejemplo: no puede faltar una calabaza decorada presidiendo la estancia. Puedes decorarla tú mismo o comprarla en prácticamente cualquier sitio. En Dinova Cocinas te aconsejamos la primera opción, ¡porque es divertidísima!

También puedes agregar pequeños detalles como arañas de broma en los pomos, telarañas de algodón en las esquinas o vinilos decorativos con motivos de Halloween en las paredes.

Nada de esto es difícil de conseguir: si has salido a comprar cualquier día de esta semana te habrás encontrado con decoración como esta o muy parecida. ¡Esta es la parte más divertida, así que deja volar tu imaginación!

No debes descuidar la decoración aunque no hagas nada para celebrar esta fiesta: los niños seguirán llamando a tu puerta para pedir caramelos, ¡y no debemos quitarles la ilusión! Verán lo divertida que es tu cocina y, solo por su sonrisa, habrá valido la pena.

 

Y tú, ¿qué tienes pensado para este Halloween? ¿Crees que, después de tanto desgaste, tu cocina necesitará un cambio? Si es así, no te preocupes: en Dinova Cocinas te estamos esperando.

Cocinas en otoño. Llega el cambio de temporada, guardamos en el armario las camisetas por suéter y jeans calentitos.

En los meses de septiembre y octubre nuestras vidas se reinician, comienza la rutina después de un divertido verano, además de notar como el clima nos acompaña a resguardarnos algo más que en los meses estivales.

Las temperaturas cambian y las ganas de remodelar tu cocina aumentan, ¿verdad? Si lo que estás buscando son las últimas tendencias en decoración de cocinas en otoño ¡has encontrado el blog perfecto!

En Dinova Cocinas nos encanta ofrecerte buenas ideas para que consigas la cocina de tus sueños, así que pon atención a lo que te vamos a contar, porque a continuación te brindaremos con los mejores colores de cocinas en otoño.

Cocinas en otoño, ¿qué colores elegir?

Entre los colores de moda para decorar nuestra vivienda en 2020, vamos a encontrar ciento de ideas y propuestas, que nos resultan muy interesantes, así que aprovecha y dale un toque de color a tu cocina dándole un cambio de 180 grados visualmente y sacándole todo el partido posible.

Los mejores colores para cocinas en otoño 2020

Rojo y burdeos

El rojo y el burdeos, está a la última. Y es que el rojo, precisamente, es un color que te envuelve y eso es lo que queremos transmitir en esta nueva temporada.

Cualquier tonalidad de este tipo de color quedará perfecta en tu cocina, sin embargo, cuanto más burdeos u opaco se considere este color rojo, conseguirás una atmósfera más vibrante y acogedora para los meses de frío venideros.

Esta escala cromática que te proponemos combinada con complementos de color madera, le dará a tu cocina un toque totalmente elegante a la par que interesante.

Verde

Otro de los colores estrellas en esta temporada que acabamos de comenzar, es el verde. El verde evoca sensaciones de hojas caídas por el suelo, trasladándote de alguna manera a la naturaleza en plena época fría.

De igual manera que en el caso anterior, puedes elegir cualquier tonalidad dentro de este tipo de color, siendo nuestro consejo el uso de tonos oscuros dentro del color verde.

Puedes utilizar desde el color verde botella hasta el verde azulado, intentando conseguir ambientes modernos con un toque romántico y bello.

Tonalidades grises

El gris fue el color por excelencia del pasado otoño del año 2018 y por lo que se ve, vuelve a deleitarnos en este año.

Es cierto que, en el caso de poseer una cocina con dimensiones reducidas, los colores muy oscuros como el gris o el negro no son los más apropiados para su decoración, ya que, de manera visual, harán empequeñecer el espacio aún más.

Sin embargo, en el caso de poder permitirte una cocina amplia, date el gusto y pinta las paredes de color gris oscuro, dándole un toque totalmente elegante.

A su vez, combina el mobiliario con tonalidades más claras o suaves.

Blanco

El color blanco siempre ha sido un color esencial a la hora de decorar un hogar en general, y para las cocinas en otoño de esta temporada, no iba a ser menos.

Al contrario que en el caso anterior, las cocinas de color blanco son ideales para espacios más reducidos, dando sensaciones de amplitud a la vista.

Además, la gran ventaja que tiene el blanco para las cocinas, es que puedes combinar los complementos y muebles con el color que te venga en gana, porque quedará genial cualquiera.

 

Otras buenas opciones para pintar las cocinas en otoño es utilizar colores cremas como el beige y la madera, dando sensaciones de calidez por cara rincón o colores pasteles muy suaves, nuestro favorito es el rosa.

¡Atrévete y dale un toque otoñal a tu cocina!

Septiembre huele a cambios, vuelta a la rutina y a comenzar de nuevo con los buenos hábitos después de un verano de excesos. Para muchos, septiembre es sinónimo de año nuevo.

Y es por eso por lo que septiembre se localiza como uno de los mejores meses para renovar tu cocina, dale un toque nuevo a tu hogar y entra en la rutina por la puerta grande.

Pero… ¿cómo afrontar una reforma en tu cocina?

Las reformas en las cocinas son las obras más demandadas a lo largo de la vida de una vivienda. De todas las partes de la casa, probablemente sea la cocina el lugar más utilizado y transcurrido a lo largo del día, porque de una manera u otra, todos acabamos entrando en este espacio al menos una vez al día.

Por eso, es lógico que se trate de la zona de nuestros hogares con más desgaste a lo largo del tiempo, y no sólo a nivel externo como azulejos, paredes o muebles, sino también interno como la funcionalidad de las instalaciones.

Porque, aunque limpiemos la cocina todos los días y al menos dos veces al año realizar una limpieza a fondo, el exceso de humedad producida por los vapores de la cocina, la grasa, el polvo o simplemente la vida útil de nuestros electrodomésticos, harán que tarde o temprano se queden obsoletos y sea necesario su recambio.

Renueva tu cocina en septiembre

Así que pon atención a tu hogar, escucha lo que dice tu cocina y si es necesario, haz una súper reforma este septiembre para disfrutar del espacio más transcurrido de la casa como te mereces.

¿Qué materiales debes valorar a la hora de renovar tu cocina?

Por lo general los materiales que se utilizan en cocinas tanto para suelos como para paredes suelen ser piezas de cerámica, ya que mantienen un alto grado de facilidad a la hora de limpiarlos, y además no son porosos, es decir no absorben ni la humedad ni la grasa.

En cuanto a la opción más económica para las paredes de tu cocina, el azuelo cerámico es el elemento ideal; y para los suelos y pavimentos te aconsejamos utilizar un material más resistente. Por lo general, el porcelánico es el material más recurrente para suelos de cocina, ya que es una cerámica gruesa y resistente.

¿Cómo saber si las baldosas de suelos son las ideales? Éstas deben cumplir una serie de requisitos: dureza, resistencia de abrasión y ser antideslizantes.

A la hora de seleccionar los materiales para conformar tus muebles de cocina, puedes elegir dentro de una gran variedad que nos facilita el mercado, como es la madera maciza, melanina, pvc, incluso el cemento o ladrillo para las cocinas de muebles de mampostería.

Dale rienda suelta a tu creatividad a la hora de elegir el material para los muebles de tu cocina.

Otro de los elementos importantes a la hora de conformar nuestra cocina es la encimera. Aquí de nuevo encontramos una gran variedad de materiales, desde la piedra más tradicional, hasta encimeras de madera, pasando por materiales como el pcv o la resina.

Y finalmente, si vas a reformar la cocina te aconsejamos pararte a pensar en los electrodomésticos, ya que es el momento ideal. Hoy en día gracias a los electrodomésticos eficientes podrás ahorrar energía a la par de cocinar a la velocidad de la luz.

 

Una vez tengas clara la línea que va a seguir tu cocina, según tus gustos y estilo, es el momento de empezar a seleccionar todos esos materiales necesarios para renovar tu cocina en septiembre.

Después de esta lista que te proporcionamos desde Dinova Cocinas, seguro que te resultará mucho más fácil la elección. Te esperamos en nuestro establecimiento en calle Tarifa, 10 – polígono El Manchón (Tomares-Sevilla).

Sabemos la importancia que tiene tu cocina y por eso te traemos siempre los mejores consejos. En Dinova Cocinas somos amantes de todo tipo de cocinas, pero la cocina en forma de L nos hace un tilín algo especial.

Y es que, si tu cocina tiene espacios reducido y encima es alargada, la mejor opción es organizar una cocina en forma de L ¿por qué? Pues porque, quizás, es la forma más ordenada de gestionar una cocina.

Si quieres saber más, quédate a leer, que te lo contamos

Cocina en forma de L

Cuando te planeas cuál será el diseño más conveniente para tu cocina siempre hay algo que priorizas, que por lo general suele ser la organización. De tal manera que, gracias a la cocina en forma de L tu área dentro de este espacio estará completamente dividida en dos zonas, de tal manera que, los muebles y electrodomésticos quedan agrupados en dos paredes formando un ángulo recto.

Dejando, por consiguiente, una encimera o barra que cierra (aunque no del todo) los metros de tu cocina, dejando un espacio diáfano justo en medio, donde poder moverte con total libertad a la hora de crear tus nuevos platos.

Junto a la lineal, la cocina en forma de L se trata de una de las distribuciones más habituales de organización, ya que se trata de una fórmula perfecta para optimizar el espacio en cocinas pequeñas, como para localizar una zona de comedor en aquellas que requieren de unos metros extras.

Si estás pensando en reformar tu cocina para darle un toque nuevo y transformarla en una cocina en forma de L, te aconsejamos que estudies muy bien su planta y dimensiones, con la finalidad de sacar todo el partido posible al espacio.

De esta manera, ganarás siempre en funcionalidad y versatilidad.

Cocina en forma de L, ideal para ti

Y es que, aunque es cierto que se suele primar este tipo de cocinas en hogares pequeños no siempre tiene porqué ser así, ya que la cocina en forma de L es perfecta para cualquier tamaño de cocina, grandes o pequeñas.

La cocina en forma de L se puede instalar en cualquier espacio, exceptuando en aquellas cocinas con más de dos puertas o en las que tienen menos de 1,50 metros de ancho.

La gran ventaja de la cocina en forma de L es que convierte espacios reducidos en lugares muy prácticos y funcionales, aprovechando al máximo los metros.

¡Pero ten cuidado con querer aprovechar demasiado el espacio! Ya que es muy común caer en este error. De tal manera que, si tu cocina es estrecha, te recomendamos que descartes esta opción, ya que la zona de paso quedará demasiado reducida y perderá todo el aprovechamiento que estamos buscando.

Mucha atención al área de trabajo

Cuando hablamos de área de trabajo, nos referimos principalmente a la zona de cocción, despensa y fregadero. De forma que te aconsejamos que la suma de sus lados no sobrepase los 6,50 metros, para evitar realizar recorridos forzados y que no quedarían naturales.

En definitiva, el objetivo es el de trazar un triángulo con una forma lo más ergonómica posible, para que de esta forma y entre los puntos de la zona de trabajo, exista una distancia eficiente optimizando los recorridos.

 

¿Aún no te hemos convencido? Ponte en contacto con nosotros a través de la web de nuestra tienda «hermana» www.styluxcocinas.com, nuestro equipo profesional resolverán todas tus dudas y te aconsejarán en este recorrido tan especial hacia la búsqueda de tu cocina ideal.

Recuerda, si lo que quieres es una cocina de diseño y exclusiva, en Dinova Cocinas tenemos la tuya, tus cocinas en Sevilla.

Seguro que, en algún momento de tu vida, te ha rondado por la cabeza esta cuestión, y es que, aunque la vitrocerámica e inducción son elementos cotidianos de nuestro día a día, que utilizamos con mucha frecuencia, por lo general, no conocemos nada sobre estos aparatos que nos hacen la vida mucho más sencilla.

A día de hoy, las cocinas generalmente están equipadas con alguno de estos dos tipos de placas para cocinas, vitrocerámica e inducción, o en casos más exclusivos, podemos encontrar cocinas de gas, como se utilizaba en antaño y que, en la actualidad, continúan dando buenos resultados.

Pero en el post de hoy, queremos centrarnos en las placas de vitrocerámica e inducción, ¿qué diferencia hay entre ellas? ¿Cuál es la ideal para mi cocina?

Quédate leyendo lo que te vamos a contar, porque seguro, resolveremos todas tus dudas.

Diferencias entre vitrocerámica e inducción

Si estás manos a la obra reformando tu cocina, seguramente ya tengas decidido dónde va el frigorífico, o de qué color pintar las paredes del corazón de tu hogar, pero… ¿has pensando en lo más importante? ¿Cómo vas a cocinar en tu nueva cocina?

Si has descartado por completo la opción de las cocinas de gas y estás dubitativo entre vitrocerámica e inducción, sigue leyendo, porque esto te va a interesar.

Antes que nada, te vamos a poner las cartas sobre la mesa y mostrarte las ventajas que albergan cada una de estas placas:

Ventajas de las vitrocerámicas

Seguro que este tipo de placa te suena mucho de oídas, dado que es la más tradicional dentro de las cocinas moderas.

Se le denomina vitrocerámica a este tipo de placa, porque imprimen calor por toda su superficie. De tal manera que cuenta con un sistema que incrementa la temperatura a través de una resistencia.

De esta forma, la energía se transmite al exterior de la placa, calentando todo lo que se encuentre en contacto con la misma.

¿Cuál sería entonces la principal ventaja de las vitrocerámicas? Pues que es capaz de calentar cualquier tipo de recipiente que se coloque encima de ella. Por lo que, si estás pensando en cambiar tu cocina por una nueva vitrocerámica, no es necesario cambiar los utensilios y recipientes con los que cocinas habitualmente.

Como conclusión, todo esto se puede resumir de alguna manera en un ahorro económico.

Ventajas de la inducción

Gracias a la inducción, la revolución llego a la cocina. Anteriormente a este tipo de placa de cocción, se utilizaba para cocinar o el fuego o la vitrocerámica.

Sin embargo, la llegada de la inducción supuso un antes y un después en la tecnología culinaria, de manera que su principal ventaja la encontramos en la rapidez.

A diferencia de la vitrocerámica, la inducción calienta solo el recipiente y no el cristal, de manera que evita quemaduras al apoyarte en la placa. Y como consecuencia de todo esto, es mucho más fácil de limpiar, ya que, al no calentarse la placa en sí, las salpicaduras de comida derramadas no se queman ni se pega en la zona de trabajo, de manera que su limpieza es mucho más llevadera.

 

¿Entonces, cuáles son las diferencias entre la vitrocerámica e inducción?

Mientras que la primera opción, la vitro, es ideal en caso de no querer cambiar tus recipientes de cocina, la segunda, la inducción, te ofrece un importante ahorro de tiempo y de energía. Eso sí, que no se te olvide, necesitarás renovar tus recipientes de cocina para hacerte con unos que sean compatibles.

Los utensilios para la inducción deberán ser de acero inoxidable, acero esmaltado o hierro fundido.

 

Conoce más sobre placas de cocina y sobre cocinas en general en nuestro blog.

 

Desde Dinova Cocinas comprendemos que cambiar la cocina por completo de una sola vez, puede resultar una tarea compleja en varios sentidos.

Por eso te traemos este magnífico post hecho a medida para ti, porque comprendemos todas las situaciones y, sea cual sea la tuya, queremos ayudarte.

Pon atención en lo que te vamos a contar, porque queremos hacerte comprender que no siempre es necesario poner “patas arriba” la cocina para darle un toque nuevo y distinto.

De igual manera, tampoco es de vital importancia realizar una inmensa inversión en darle un lavado de cara a tu cocina, porque con los truquitos que te dejamos más abajo, vas a conseguir cambiar la cocina sin grandes esfuerzos.

Detalles que harán cambiar la cocina

Podamos o no permitirnos grandes reformas en el corazón de nuestro hogar, a todos se nos apetece de vez en cuando cambiar y darle un toque fresco a nuestra cocina.

Sobre todo, y aquí seguro que estarás de acuerdo conmigo, después de estos meses confinados en casa, se anhela transformar de alguna manera este espacio de la casa con el que tanto tiempo hemos estado conviviendo.

Y es que, es completamente normal que sintamos estas sensaciones de querer variar y alterar nuestra zona de confort, porque lo cotidiano, puede llegar a aburrir y en Dinova Cocina ¡no queremos que tu cocina se vuelva aburrida!

Adaptar y cambiar la cocina según las necesidades del momento es esencial, por eso, si tu sueño es tener una cocina moderna, funcional y acogedora conoce estos detalles con los que te brindamos, porque un sencillo cambio en la decoración o un toque nuevo de color podrá marcar la diferencia.

Azulejos de colores

Este tipo de elemento, como bien sabrás, no es exclusivo de las cocinas, sin embargo, utilizados en esta zona de una buena manera, puede llegar a dar un toque de distinción muy original.

Además de servir como instrumento de decoración, puede aportar otros beneficios a la hora de cambiar la cocina, como por ejemplo proyectar más luz en ésta, darle más profundidad a la habitación, más alegría e incluso ofrecer una sensación visual de textura en la cocina.

El azulejo puede ser un buen aliado a la hora de dividir las partes de una cocina, es decir, este elemento es totalmente válido para separar un área de la otra, dentro del mismo espacio.

Se puede decir que se trata de un material divisorio muy original que se ajusta perfectamente a nuestro campo visual.

Grifos y accesorios

Con esta técnica, te darás cuenta que cambiar la cocina es realmente una tarea sencilla. Y es que en los detalles está la diferencia.

Te recomendamos darle color a grifos o accesorios de manera tímida o llamativa, dependiendo de tu personalidad y gustos.

Como ejemplo, te podemos decir que, si en tu cocina destaca los electrodomésticos blancos y unos muebles de cocinas de color blanco también, juega con la paleta de colores y añade complementos como pueden ser las sillas y mesa de cocina de otro color muy distinto, como el rojo o el amarillo.

Este tipo de juego visual hará, principalmente, que tu cocina llame la atención de primeras y por supuesto conseguirá que para nada se convierta en una zona aburrida.

Campanas o extractores

La función básica de este tipo de aparato en las cocinas es el de quitar y extraer todo el humo que se concentra en esta habitación a la hora de cocinar.

Pero es que, además, si tienes imaginación y creatividad, podrás ver más allá de su utilidad principal, y es que una campana que se salga de los cánones establecidos, cambiará la cocina dándole un toque diferente, saliéndose totalmente de la monotonía.

Hoy en día, los diseño en campanas y extractores son toda una maravilla ¿quieres conocer más?

 

Contacta ya con Dinova Cocinas y dale a tu cocina el cambio que se merece.

La iluminación en la cocina cada vez cobra más importancia en ésta, ya que no sólo utilizamos únicamente esta parte de nuestro hogar para la preparación de la comida, sino que también, hoy en día, las cocinas son utilizadas para diferentes actividades como desayunar, tomar tu menú recién preparado e incluso pasar el rato con la familia ayudando a los más peques con sus tareas.

De esta manera, tenemos que tener en cuenta que la iluminación es primordial, consiguiendo un resultado final funcional y estético, además, de intentar obtener un efecto lo más natural posible integrando pequeños destellos de luz artificial en la habitación.

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de iluminación en la cocina, se trata de la finalidad o el uso de ésta; es decir, no se utilizará la misma iluminación para el caso de cocinar y listo que en situaciones donde además de cocinar utilizas este espacio de comedor.

Estos dos conceptos distintos darán como resultado una iluminación general u otra más localizada, evitando siempre zonas oscuras.

¿Qué diferencia hay entre estos tipos de iluminación en la cocina? Te lo contamos.

Consejos para tu iluminación en la cocina

Como te venimos diciendo, el tipo de iluminación que utilices en tu cocina dependerá principalmente del uso que harás de esta.

Así, partiendo de esta premisa, se determinará un modelo u otro de iluminación.

Iluminación general

Sea como sea tu cocina y la finalizada con la que la utilices, te aconsejamos mantener una luz general que ilumine y cubra todo el espacio de manera uniforme.

Para poder conseguir este efecto, la mejor opción es la de emplear focos empotrados, con un gran ángulo y nivel de luz.

A la hora de decantarte por el tipo de bombilla, si ésta es del tipo LED mucho mejor, su luz blanquecina es poco nociva para nuestros ojos, además de que se trata del tipo de luz menos contaminante.

Iluminación específica o de refuerzo

Para una mayor rentabilidad tanto de nuestra cocina como de la factura de la luz, lo más recomendable es poner en práctica la iluminación específica o de refuerzo.

Esto quiere decir que, una vez que tengamos la iluminación general, podemos reforzar cada zona de trabajo con luces independientes, esto ayudará a que el trabajo en la cocina sea mucho más cómodo, además de ahorrar en la factura de la luz, ya que, se puede dar el caso de no necesitar la luz general, siendo suficiente la de refuerzo.

Las zonas más importantes y donde la necesidad de utilizar este tipo de iluminación en la cocina, es en la zona donde se manipula los alimentos, de manera que es de suma importancia que ésta esté bien iluminada.

Para conseguir este efecto, se recomienda utilizar luces de LED en tiras, adheridas al mueble frontal donde se está trabajando. Además, este tipo de bombillas no desprenden calor, así que son ideales para la iluminación en la cocina.

Iluminación en muebles, cajones o despensa

Cada vez más y sobre todo en las cocinas modernas, se está utilizando la iluminación en muebles y cajones, con la finalidad de encontrar con una mayor rapidez el utensilio que se está buscando.

Por lo general son luces de bajo consumo y de larga duración, además, mantienen un sensor que se activa cuando abrimos el mobiliario.

En el caso de las despensas, es de vital importancia tener una buena iluminación dentro, independiente a la general del resto de cocina, para que, de esta manera, se puedan localizar los productos de manera rápida y directa.

Aquí también te recomendamos utilizar tipos de bombilla LED, ya que, por lo general, las despensas son usadas para la conservación de diferentes productos, de manera que este tipo de bombilla no desprende calor perjudicando a los alimentos.

 

Amplía información contactando con Dinova Cocinas

Cocinar es un arte que está a disposición de todos nosotros y si te apasiona esta actividad, nadie ni nada te lo tiene que impedir.

En nuestro post de hoy, queremos hablarte sobre las cocinas adaptadas a personas con diversidad funcional, y que estas personas son tan válidas como cualquiera para crear deliciosos platos en el laboratorio oficial de nuestros hogares, la cocina.

El objetivo en este tipo de cocinas, es que aquellas personas con movilidad reducida puedan realizar el máximo de tareas de una forma completamente autónoma y sin la necesidad de pedir ayuda a los demás.

Para poder lograr una de las mejores cocinas adaptadas, tenemos que ir un paso por delante y prever, al menos, la mayoría de movimientos que se van a producir en este espacio, de manera que esta persona pueda tener una zona cómoda donde poder desplazarse sin ningún tipo de barrera.

Esto de lo que te hablamos, es sumamente importante en el caso de que se utilice una silla de ruedas o también, en situaciones donde esta persona con diversidad funcional necesite de la compañía de otra persona, de tal manera que, hay que tener en cuenta los diámetros de la cocina para una labor cómoda y satisfactoria.

Cocinas adaptadas para personas con diversidad funcional

Entonces, ¿cómo deben de ser las cocinas adaptadas? Para conseguir un espacio totalmente adaptado y cómodo, tenemos que tener en cuenta ciertos puntos clave que te vamos a aclarar:

Tamaños y distancia

A la hora de crear un espacio adaptado en nuestra cocina, hay que enfocar nuestro trabajo a las tres zonas principales de esta: fregadero, encimera y nevera.

De tal manera que, la distancia recomendada entre estos elementos es de 3,60m a 6,60m, siendo distancia entre el fregadero y la encimera de 1.20m a 2m.

Por supuesto, todo obstáculo que se encuentre alrededor de estas zonas tenemos que eliminarlo.

Menaje adaptado

Entendemos como menaje todos aquellos utensilios y elementos que utilizamos diariamente en la cocina, como pueden ser la vajilla, tazones, cubiertos y materiales para cocinar como sartenes, ollas o cacerolas.

Bien, pues es de vital importancia que todos estos instrumentos para cocinar se coloquen o guarden en armarios cercanos a la zona de trabajo, para mantener un fácil acceso a éstos, obviando por completo armarios altos o colgados de la pared.

Áreas de trabajo

Aprovechar el espacio es fundamental en este tipo de cocinas, ya que necesitamos sacarle el máximo beneficio a cada una de las partes de las cocinas adaptadas.

De tal manera que, cada zona de trabajo es independiente y mantendrá unas características propias del usuario que la vaya a utilizar, sin embargo, existen ciertas reglas genéricas a la hora de adaptar una cocina, como, por ejemplo:

  • El área de limpieza y almacenamiento es recomendable que se encuentre cerca del fregadero.
  • El escurridor es un buen lugar para colocar los cubiertos, cerca de la zona de trabajo.
  • El área de limpieza y de trabajo han de estar cerca para mantener un acceso fácil y rápido a la hora de cocinar.
  • El uso de lavavajillas es cien por cien recomendados por su manejo tan cómodo y adaptación.

Electrodomésticos y almacenaje

Se aconseja mantener el mayor número de electrodomésticos integrados con la cocina, de esta manera, se puede disfrutar de un espacio mayor en el centro de la habitación entre zona y zona de trabajo.

En el caso de que esta persona utilice silla de ruedas, se recomienda colocar el horno con una altura máxima hacia los ojos, es decir, una altura aproximada de entre 1200mm y 1630mm.

Además, hay que tener en cuenta que el mejor almacenaje para este tipo de cocinas es el de columnas con estantes deslizantes o cajones organizadores.

 

Estos son algunos de los consejos que en Dinova Cocinas te facilitamos para alcanzar la comodidad plena en tu cocina ¿Quieres conocer más? Ponte en contacto con nosotros.