tipos de fregaderos

¿Sabías que existen diferentes tipos de fregaderos? ¡Lo que lees! Y no solo eso, sino que cada uno de ellos aporta un toque diferente a tu cocina… Así que, si te encuentras inmerso en la preciosa tarea de diseñar tu nueva cocina, ¡no debes perder el fregadero de vista!

Cuando diseñamos una cocina nueva, cada detalle debe ir en consonancia con el anterior y con el siguiente para que el resultado sea perfecto. Debes elegir una línea a seguir y ser consecuente con ella: y eso incluye también a tu fregadero.

Para elegir el tipo de fregadero perfecto deberás hacerte las mismas preguntas que con cualquier otro elemento de tu cocina: ¿qué uso voy a darle? ¿Qué tipo de diseño he escogido para la estancia? ¿Qué necesito de él?

Respondiendo a todas esas preguntas responderás, también, a la pregunta de qué fregadero es el idóneo para ti. ¡Pero, espera! ¿Qué opciones tienes? Atento a este post para descubrirlas.

Lo cierto es que no podemos enumerar los tipos de fregadero así, sin más. Podemos clasificarlos teniendo en cuenta sus propiedades, como material, forma, ubicación… Y, ahora que lo sabes, ¿empezamos?

Tipos de fregaderos según su forma

Existe debate en cuanto a esta forma de clasificar los fregaderos. Pero, en Dinova Cocinas, creemos que todas estas clasificaciones no son excluyentes, así que os vamos a explicar todos los tipos de fregaderos según su forma. ¡Necesitáis todas las opciones!

Hay quien los divide en fregaderos de un seno o cubeta, fregaderos de dos senos o cubetas y fregaderos de esquina. Los primeros suelen incorporar un escurridor, mientras que en los segundos es opcional. Los fregaderos de esquina son perfectos para cocinas pequeñas.

Los fregaderos también pueden ser cuadrados o redondeados. Los primeros son los más usados actualmente, mientras que los segundos aportarán a tu cocina un toque más clásico y tradicional.

Lo bueno de esta clasificación de tipos de fregadero es que no es cerrada. ¡Todos pueden combinarse! Existen fregaderos redondos de doble seno, fregaderos de doble seno con escurridor… ¡e incluso fregaderos de seno y medio!

Tipos de fregaderos según su material

Como podrás imaginar, la lista de tipos de fregaderos según su material es algo más larga… pero sí es excluyente. Es decir: un fregadero, un material. Deberás tener en cuenta el diseño de tu cocina y las propiedades que valorarás para tu fregadero.

Los materiales más usados en fregaderos son gres –duro, resistente y disponible en varios colores-, el mármol –usado para integrar el fregadero con la encimera-, cerámica –higiénica pero fácil de romper- y acero inoxidable –resistente y fácil de limpiar-.

Sin embargo, la lista no queda ahí. Existen otros materiales menos típicos con los que también puedes conseguir un fregadero de ensueño. Es el caso, por ejemplo, de la fibra sintética. Este material, además de barato, es resistente y está disponible en varios colores.

Por último, un material en auge para la fabricación de fregaderos es la resina sintética. La resina sintética es capaz de imitar cualquier tipo de material con el añadido de ser ligera, resistente, muy higiénica y fácil de limpiar.

Existen muchos otros materiales que podrías elegir: cuarzo, granito, cerián… ¡Es cuestión de que te acerques a preguntar a Dinova Cocinas! Te asesoraremos sobre la mejor elección según tu cocina.

Tipos de fregadero según su ubicación

Tal vez no hayas oído hablar de esta categoría, pero existen fregaderos ubicados sobre la encimera y bajo la encimera. ¿Sorprendido? Los fregaderos que ya conoces, probablemente el que tienes en casa, pertenecen al primer grupo.

No obstante, en los últimos años los fregaderos integrados o bajo encimera han ido ganando terreno. Este tipo de fregadero te permite aprovechar mejor la superficie de trabajo, es más higiénico y te permite deshacerte de los restos de alimentos más fácilmente.

 

Ahora que conoces a la perfección todos los tipos de fregaderos, ¿cuál crees que es el perfecto para ti? ¡Porque te está esperando en Dinova Cocinas!