cocina necesita una reforma

Hoy vamos a aprender a reconocer las señales que nos avisan de que nuestra cocina necesita una reforma. ¿Por qué? En primer lugar, porque a nadie le gusta meterse en obras y lo vamos dejando… a veces, durante demasiado tiempo.

Las reformas en general y las reformas en la cocina en particular son necesarias. Por el uso, los electrodomésticos y materiales se van desgastando, hasta que no nos queda otra que reformarla.

Pero, ¿cuándo sabremos que nuestra cocina necesita una reforma? No podemos llegar al punto en el que algo vital deje de funcionar, ¡eso seguro! Hay quien reforma su cocina de manera periódica o cuando desea cambiar su diseño.

Pero, cuando realmente tu cocina necesita una reforma, te lo pide a gritos. Solo hay que saber escucharla y comprender las señales que nos está dando. ¡Y, como descubrirás en este post, no son pocas!

Su distribución empieza a ser incómoda

Ya no te sientes como antes en la cocina. No encuentras nada, vas chocándote con todo, estás lleno de cardenales y te sientes ahogado en la estancia. ¡Esa, amigo mío, es la primera señal que te avisa de que tu cocina necesita una reforma!

Puede que se te haya quedado pequeña, o puede que simplemente necesite una redistribución. Eso sí: lo que verdaderamente necesita, y con urgencia, ¡es una buena reforma!

El estado de los muebles de cocina

Otra forma de comprender que tu cocina necesita una reforma es evaluando el estado de tus muebles de cocina. Y esto no solo será un criterio estético, sino también práctico y funcional.

Como sabes, el mobiliario de la cocina sufre mucho más día a día que el de cualquier otra estancia. Sus materiales se rompen o se desgastan, sus bisagras y mecanismos dejan de funcionar como deberían…

Esto no quita que tu cocina necesite una reforma tan solo por el criterio estético de los muebles de cocina. Sea como sea, los muebles son un claro aviso de lo que tu cocina necesita.

Es entonces cuando debes plantearte seriamente reformar tu cocina. Además, al hacerlo ten en cuenta que los muebles son una inversión a largo plazo: a más calidad, más durabilidad.

El suelo: la señal más llamativa que nadie ve

Otro aviso de que tu cocina necesita una reforma te lo dará su suelo. Hemos llamado al epígrafe “la señal más llamativa que nadie ve” porque, efectivamente, el desgaste del suelo es muy evidente… pero nadie suele fijarse.

Por ejemplo, hay baldosas sueltas, picadas, sucias… Básicamente, cuando el suelo llega a ese punto de no retorno en el que jamás vuelve a parecer un suelo limpio: es ahí cuando debes reformar tu cocina.

Y no solo por estética, como hablábamos anteriormente, o por funcionalidad: también por seguridad. Al fin y al cabo, andamos sobre ese suelo y su deterioro puede suponer un peligro para nosotros.

Paredes y encimeras: el SOS más atendido

Al contrario que ocurría con el suelo, las paredes y las encimeras son las zonas, probablemente, que más tiempo pasamos observando en la cocina. Principalmente, porque trabajamos en ellas. Y ellas también piden auxilio.

Por ejemplo, las encimeras pueden rallarse demasiado, agrietarse o incluso romperse. Siendo el principal espacio de trabajo en la estancia, no es una situación que podamos estirar demasiado en el tiempo.

Y algo parecido ocurre con las paredes de cocina. Eso sí, suele ser más evidente cuando tenemos azulejos en ellas. Estos suelen agrietarse debido al calor, o acumular demasiada grasa, o su diseño puede pasar de moda…

Y es ahí cuando nos damos cuenta: nuestra cocina necesita una reforma.

 

Y tu cocina, ¿necesita una reforma? Si es así, ¡no dudes en contar con el equipo de profesionales de Dinova Cocinas!