Consejo para el cuidado de los muebles de cocina

Mantener en su punto tus muebles de cocina puede llegar a ser un quebradero de cabeza, sobre todo cuando tenemos niños por casa, ¿Verdad?

El cuidado de los muebles de cocina es fundamental para transmitir una sensación de limpieza y buen trato con tu cocina, porque, aunque ésta esté totalmente reluciente, unos armarios y muebles con arañazos o simplemente mal cuidados proyectará una imagen completa de la cocina que no es la que queremos dar a los demás.

Aunque parezca todo un reto, contar con unos muebles en perfectas condiciones no es una tarea difícil a priori, tan sólo es necesario seguir estos pasos que te dejamos por aquí.

Consejos para el cuidado de los muebles de cocina

Cualquier parte de la casa es elemental para una convivencia confortable, sin embargo, la cocina alberga unos elementos extras que la hacen más especial; además de ser la responsable de tus exquisitas creaciones culinarias, se trata del lugar más duro de tu hogar, ya que se le da un uso exigente a todos los elementos que la componen.

Por eso, tienes que mimar mucho cada parte de su confección, cuidando y manteniendo siempre en orden las piezas de tu cocina.

Pero… ¿Qué es lo que hay que hacer para presumir de muebles de cocina?

Limpieza periódica

No importa lo ordenado que seas durante tu proceso de cocinar, el mayor enemigo para todos son esas manchas de aceite y grasa que a veces se resisten demasiado e incluso, pueden llegar a incrustarse en todas partes a través del inevitable vapor que se crea al cocinar un menú.

Te recomendamos utilizar protectores anti salpicaduras, que te ayudarán a prevenir manchas no deseadas en tus muebles, además, de la instalación de un buen extractor de humo impida que la grasa vaporizada se incruste en paredes y muebles.

Pero claro, estas ayudas no harán milagros, evitará un mal mayor, sin embargo, es necesario mantener una limpieza diaria en tu laboratorio culinario para no acabar con los muebles de cocinas pringosos con el paso del tiempo .

Es esencial utilizar productos de limpieza acorde a tus muebles y a tu placa de cocinar, así que, si te dispones a comprobar el resultado de un producto nuevo, intenta usarlo primero en un espacio específico y pequeño, para verificar que es compatible con tu mobiliario. Si resulta ser satisfactorio ¡Adelante! A por una limpieza general.

En este caso, al tratar de combatir con la grasa, te aconsejamos utilizar productos con una solución suave de agua jabonosa, para que no dañen el material de los muebles de tu cocina. Y si por casualidad, el acabado de estos muebles es de un teñido natural, trátalos con cera para muebles o aceites para protegerlos de la humedad y suciedad.

Limpieza profunda

Cuando hablamos de limpieza profunda, hablamos de desalojar completamente la cocina.

Aunque mantengas un limpiado continuo y diario, alrededor de dos veces al año, es recomendable hacer una limpieza profunda en la cocina. Esto quiere decir, que una vez cada seis meses, dediques un hueco de tu día a retirar electrodomésticos, muebles y puertas, para hacer una limpieza auténtica en profundidad.

En el limpiado diario, por lo general, no es necesario la retirada de estos enseres, ya que pesan demasiado como para moverlos con frecuencia, además que, un movimiento rutinario de electrodomésticos puede ocasionar fallos en su sistema de conservación.

Mantenimiento

Imaginamos que tenemos una limpieza de diez con nuestros muebles de cocina y con ésta en general. Hacemos nuestras tareas de limpieza diarias y, además, dos veces al año una en profundidad.

Sin embargo, los materiales se debilitan o se rompen, por mucho cuidado que tengamos. Pomos, bisagras o cualquier elemento que se estropee, tendrás que reemplazarlo para crear una armonía con tu cocina.

El mantenimiento es esencial en cualquier parte de tu hogar, y en la cocina, aún más.

 

¿Quieres estar al día sobre cocinas? Entra en nuestro blog.