Consejos para tu iluminación en la cocina

La iluminación en la cocina cada vez cobra más importancia en ésta, ya que no sólo utilizamos únicamente esta parte de nuestro hogar para la preparación de la comida, sino que también, hoy en día, las cocinas son utilizadas para diferentes actividades como desayunar, tomar tu menú recién preparado e incluso pasar el rato con la familia ayudando a los más peques con sus tareas.

De esta manera, tenemos que tener en cuenta que la iluminación es primordial, consiguiendo un resultado final funcional y estético, además, de intentar obtener un efecto lo más natural posible integrando pequeños destellos de luz artificial en la habitación.

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de iluminación en la cocina, se trata de la finalidad o el uso de ésta; es decir, no se utilizará la misma iluminación para el caso de cocinar y listo que en situaciones donde además de cocinar utilizas este espacio de comedor.

Estos dos conceptos distintos darán como resultado una iluminación general u otra más localizada, evitando siempre zonas oscuras.

¿Qué diferencia hay entre estos tipos de iluminación en la cocina? Te lo contamos.

Consejos para tu iluminación en la cocina

Como te venimos diciendo, el tipo de iluminación que utilices en tu cocina dependerá principalmente del uso que harás de esta.

Así, partiendo de esta premisa, se determinará un modelo u otro de iluminación.

Iluminación general

Sea como sea tu cocina y la finalizada con la que la utilices, te aconsejamos mantener una luz general que ilumine y cubra todo el espacio de manera uniforme.

Para poder conseguir este efecto, la mejor opción es la de emplear focos empotrados, con un gran ángulo y nivel de luz.

A la hora de decantarte por el tipo de bombilla, si ésta es del tipo LED mucho mejor, su luz blanquecina es poco nociva para nuestros ojos, además de que se trata del tipo de luz menos contaminante.

Iluminación específica o de refuerzo

Para una mayor rentabilidad tanto de nuestra cocina como de la factura de la luz, lo más recomendable es poner en práctica la iluminación específica o de refuerzo.

Esto quiere decir que, una vez que tengamos la iluminación general, podemos reforzar cada zona de trabajo con luces independientes, esto ayudará a que el trabajo en la cocina sea mucho más cómodo, además de ahorrar en la factura de la luz, ya que, se puede dar el caso de no necesitar la luz general, siendo suficiente la de refuerzo.

Las zonas más importantes y donde la necesidad de utilizar este tipo de iluminación en la cocina, es en la zona donde se manipula los alimentos, de manera que es de suma importancia que ésta esté bien iluminada.

Para conseguir este efecto, se recomienda utilizar luces de LED en tiras, adheridas al mueble frontal donde se está trabajando. Además, este tipo de bombillas no desprenden calor, así que son ideales para la iluminación en la cocina.

Iluminación en muebles, cajones o despensa

Cada vez más y sobre todo en las cocinas modernas, se está utilizando la iluminación en muebles y cajones, con la finalidad de encontrar con una mayor rapidez el utensilio que se está buscando.

Por lo general son luces de bajo consumo y de larga duración, además, mantienen un sensor que se activa cuando abrimos el mobiliario.

En el caso de las despensas, es de vital importancia tener una buena iluminación dentro, independiente a la general del resto de cocina, para que, de esta manera, se puedan localizar los productos de manera rápida y directa.

Aquí también te recomendamos utilizar tipos de bombilla LED, ya que, por lo general, las despensas son usadas para la conservación de diferentes productos, de manera que este tipo de bombilla no desprende calor perjudicando a los alimentos.

 

Amplía información contactando con Dinova Cocinas