DINOVA Cocinas Sevilla

El estilo nórdico llegó hace unos años con intención de quedarse para una larga temporada. La mezcla de tonos claros y los materiales naturales nos dan la sensación de calidez que tanto necesitamos durante el frío invierno para hacer de nuestra casa un lugar más acogedor.

Este estilo de decoración también ha llegado a la cocina gracias a su perfecta combinación de calidez, sencillez y funcionalidad.

Dinova te presenta las claves de decoración para que este invierno consigas hacer de tu cocina un lugar más acogedor.

EL BLANCO COMO PROTAGONISTA

Como si de un paisaje nevado se tratara, al más puro estilo nórdico, el blanco debe ser el protagonista de nuestra cocina.

Las pocas horas de luz solar de las que disfrutan nuestros vecinos del norte hacen que necesiten espacios con colores claros para dar luminosidad.

El blanco no solo está presente en las paredes, sino también en el suelo y en el mobiliario para intentar, no solo multiplicar la luz, sino también dará sensación de limpieza y amplitud. Además, este color nos facilitará el trabajo a la hora de mezclar otros colores o estilos decorativos.

EL BOSQUE EN CASA: LA IMPORTANCIA DE LA MADERA

Si queremos hacer de nuestra cocina un lugar cálido y acogedor el color blanco no basta para conseguirlo, necesitamos complementarlo con detalles y objetos de madera que compensen la frialdad del blanco.

Podemos encontrar madera en el suelo, mesas, sillas, encimeras, pequeños muebles, o incluso marcos de puertas y ventanas.

La madera en tonos claros aportarán a nuestra cocina la sensación de calidez y harán de esta un espacio más confortable.

Aunque la apuesta original del estilo escandinavo se inclina por madera en tonos claros, también podemos combinar nuestra cocina blanca con detalles en madera oscura, incluso negra, para dar un toque de modernidad.

PEQUEÑAS PINCELADAS DE COLOR

Como hemos dicho, el color por excelencia del estilo nórdico es el blanco. Sin embargo, también podemos añadir pequeños toques en colores pastel o grises para romper la monotonía.

Podemos incluir estos tonos a lámparas, sillas, cortinas o adornos que contrasten con el espacio blanco que hemos creado.

UN SITIO PARA CADA COSA Y CADA COSA EN SU SITIO

Nada de tener mil cosas en la encimera ni decoraciones de más en la mesa. Si por algo se caracterizan las cocinas nórdicas es por su orden y limpieza. Todo tiene su lugar y es dentro de un mueble. Para ello, en Dinova tenemos diferentes sistemas de almacenaje que se adaptan a todos los estilos.

Además, la finalidad del estilo nórdico es crear un espacio cálido y acogedor que invite a reunir a la familia, por lo que la mayoría de las cocinas disponen de una zona de comedor.

Si te gustan las cocinas nórdicas puedes encontrarla en Dinova. Ven a visitarnos a nuestra tienda o ponte en contacto con nosotros a través de nuestras redes sociales.