estilo industrial

¿Sabes cómo son las cocinas de estilo industrial? ¿Te gustaría convertir tu cocina en una de ellas con muy poco esfuerzo? Si la respuesta es “sí”, ¡atento a este nuevo post de Dinova Cocinas!

Como sabes –o habrás imaginado-, las cocinas de estilo industrial se inspiran en las cocinas industriales, profesionales, las que se utilizan en los restaurantes. Ambas comparten una importante característica común: son muy resistentes.

Las cocinas industriales están pensadas para el uso diario, y los fogones son más grandes que los de uso doméstico. Sin embargo, hay algunas cocinas industriales que cuentan con placas de inducción profesionales en lugar de gas.

Las cocinas de estilo industrial, si bien no tienen tantas necesidades funcionales, muchas veces integran los mismos elementos porque su objetivo último es asemejarse visualmente a las cocinas industriales.

En este sentido, las cocinas de estilo industrial también emplean materiales como el acero inoxidable en grandes cantidades, pues es el material más característico de las cocinas profesionales.

Pero, ¿cómo podemos convertir nuestra cocina en una cocina de estilo industrial?

Los materiales que te ayudarán

Como ya hemos mencionado, el acero inoxidable no podrá faltar en tu cocina de estilo industrial. Tampoco el metal: puedes usarlos en muebles, lámparas, accesorios, tuberías, techo…

No obstante, existen algunos otros materiales que también te ayudarán a conseguir los resultados deseados.

Es el caso, por ejemplo, del microcemento: un revestimiento a base de cemento que puedes usar tanto en el suelo como en las paredes y en los muebles. Este material aportará a tu cocina un toque de modernidad.

Otro material que te ayudará a conseguir un estilo industrial será la madera sin tratar: sin lacados ni barnices. Puedes usarla en la encimera, el techo, los muebles… ¡donde se te ocurra! Además, combina con cualquier otro material.

Por último, no puedes olvidar el ladrillo: ¡si usas ladrillo en la cocina, su estilo industrial queda asegurado! Y es que, junto al acero inoxidable, es el material más característico de este tipo de diseños.

Puedes utilizar ladrillo natural o pintarlo, normalmente de blanco. Si utilizar ladrillos reales queda descartado en tu caso por la razón que sea, siempre puedes utilizar algún papel pintado que imite su textura. ¡Los resultados son excelentes!

Equilibra los colores

Incluso a la hora de elegir los materiales que combinarás en tu nueva cocina de estilo industrial, jamás debes descuidar el equilibrio entre los colores que usarás en su diseño.

En una cocina de estilo industrial nunca existe un color predominante: siempre hay un equilibrio entre colores (normalmente, marrones, grises, negros…). Los colores más fuertes y oscuros son perfectos para las cocinas de este estilo.

La iluminación: clave en cocinas de estilo industrial

Por último, para que tu cocina consiga desprender ese estilo industrial que andas buscando, deberás asegurarte de que la iluminación de toda la estancia es correcta. Pero, ¿a qué nos referimos con correcta?

Tanto en las cocinas industriales como en las cocinas de estilo industrial, la iluminación es clave para crear espacios diáfanos bien alumbrados que faciliten el trabajo. Por ello, deberás reforzar las zonas de trabajo con luz artificial.

En cuanto al estilo de la iluminación, casi cualquiera puede quedar bien en una cocina de estilo industrial. Eso sí, en Dinova Cocinas nuestra opción favorita es dejar las bombillas colgantes. ¡El toque industrial perfecto!

Si prefieres utilizar lámparas, las diseñadas en acero, metal o aluminio son las que mejor combinan con este estilo. Además, suelen ser colgantes, grandes y con un toque algo rústico.

No obstante la iluminación artificial, en este tipo de cocinas –como en todas- la iluminación más importante es la iluminación natural. Aquí entra otro elemento perfecto para conseguir un diseño industrial: contar con grandes ventanales.

 

Y tú, ¿quieres convertir tu cocina en una de tipo industrial? ¿Necesitas ayuda? ¡Encuéntrala en Dinova Cocinas!